¿Qué hacer con el público difícil en las presentaciones?

¿Qué hacer con el público difícil en las presentaciones?

Tal vez te has preguntado: ¿qué hacer con el público difícil en las presentaciones? Todos los presentadores pasan por esta difícil experiencia. 

Por lo tanto, no creas que es algo que nunca te sucederá. Tarde o temprano te encontrarás con audiencias que no son amistosas.

Lo anterior lo comentamos para que estés preparado. Además, si ya te ha tocado soportar a un público hostil; no sientas que has tenido mala suerte. ¡Tampoco, que eres un mal presentador!

 Simplemente, es una situación que ocurre. Por lo tanto, debes saber manejarla.

Tips prácticos para tratar con una audiencia hostil

Volvemos a la pregunta inicial: ¿qué hacer con el público difícil en las presentaciones? La verdad es que no hay una solución y consejos únicos.

Cuando esto sucede, hay que saber improvisar sin perder la calma. También, tener en cuenta que hay distintos grados de hostilidad hacia el presentador.

En dado caso, hemos recopilado una serie de consejos para tratar con un público hostil. Tenlos en cuenta antes de hacer tus presentaciones:

● Estar preparado

Debes estar siempre listo. No dar por sentado que todas tus audiencias serán amables. En algún momento te encontrarás frente a un público que te sacará de tus casillas.

Si tienes esto en cuenta, antes de todas tus presentaciones, jamás te tomarán desprevenido.

● Mantenerse tranquilo

¿Qué hacer con el público difícil en las presentaciones? Una infaltable respuesta es: jamás perder la calma.

Un presentador que no conserva la tranquilidad… tiene todas las de perder. Toda persona que se presenta ante un público debe entender que, si se molesta o discute,  quedará mal vista. (Manejo de la ansiedad)

Todo presentador la regla antes  dicha: ¡jamás perder la compostura!. Por lo tanto, si el público es muy hostil, es mejor pedir disculpas y retirarse. ¡Nunca  confrontar abiertamente!

● Usar un tono de voz grave o bajar la voz

No es necesario hablar a todo pulmón, sino que en verdad lo importante es el tono. Un tono de voz grave, como el del actor Morgan Freeman, es ideal para transmitir seguridad y autoridad. Por ejemplo, sucede que no da buenos resultados hablar en voz alta pero con un tono agudo.

Es importante que tanto hombres como mujeres aprendan a usar tonos graves en el caso de un público hostil.  Este tono transmite dos cosas: sensación de serenidad y dominio. Son dos cosas que hay que mostrar cuando se está ante una audiencia complicada.

● Las preguntas hostiles o microagresiones

Hay gente que te hará preguntas mal intencionadas, con doble intención. En tales casos, nunca caigas en un duelo verbal.

Primero, cálmate. La respuesta debe ser breve. Además, no le respondas a esa persona. Lanza tu respuesta mirando al público en general.

● Regula las intervenciones 

Una audiencia difícil no es la mejor para interactuar. Si haces preguntas, o les permites tomar palabra libremente, van a lanzar juicios negativos contra tu persona.

Por lo tanto, si notas que el público no es amable contigo… mejor reducir las intervenciones.

● Cuidado con caer en distracciones o provocaciones.

El público difícil no solo es el que interrumpe, o interviene para contradecirte. También, en esta categoría, están las personas que hacen ruido. Aquellos que se ríen de tus palabras, o hacen gestos contra ti.

En tales casos, lo mejor es hacer preguntas a esas personas. Dirigirse a ellas consultando cuál es su inquietud. Este tipo de público suele murmurar cuando creen que nadie les presta atención. Por eso, lo mejor para calmarlos, es hacerlos partícipes de la conferencia.  

● No colocar más barreras ante una audiencia hostil

Por ejemplo, si alguien te hace una pregunta demasiado subida de tono. Si dicen una frase ofensiva al objetarte. También, si entre el público hay un grupo que murmura e impide que los demás oigan la exposición.

En estos casos, ya es un público bastante complicado. Lo mejor es no enfrentar a esas personas.  Es preferible dar a entender que estamos abiertos a otros puntos de vista, o que estamos de acuerdo con su molestia. Son situaciones donde el presentador debe ayudar al público a regular su emoción de hostilidad. Enfrentarse directamente a la audiencia implica levantar barreras que luego serán complicadas de derribar. 

Deja una respuesta